La voz

Todos levantaron la cabeza y escucharon. -¡Chist! ¡Ahí está otra vez! No podían hacer otra cosa que quedarse completamente quietos, tratando de oír entre aquel silencio esa voz de la que Bruno hablaba. – Yo no oigo nada.- Dijo Úrsula en bajo al oído de Rubén. Bruno seguía agazapado tras el sillón, convencido de que,…

La vida

Ahora resulta que la vida era esto. Me he pasado tanto tiempo preparándome para el futuro que no me había dado cuenta de que, en realidad, debí haberme preparado para el presente. Supongo que me limité a hacer lo que me dijeron que hiciera. Ese es el problema que me viene persiguiendo desde niña… la…

La muerte, tú y yo

Íbamos caminando la muerte, tú y yo. Íbamos como van los viejos amigos cuando se conocen demasiado: silenciosos, calmados, ausentes… Íbamos recorriendo un camino que, de alguna manera, encontraba su final cada tres pasos y medio.Yo, en aquel momento, era un poco más inocente que ahora. Me arriesgaba con mis pasos cortos y premeditados a…

Principio, nudo y desenlace

[Lo importante es participar, echarle cara y, con mayor o menor acierto, sacar adelante la frase semanal]Principio Lo malo de nuestro principio fue que no supimos que era nuestro principio hasta que se convirtió en nuestro nudo. Nuestro principio fue, más bien, un acercamiento sin grandes esperanzas que terminó por recordarnos que a la vida…

Nana

Tú duerme, ya veremos si despiertas. No quiero que te preocupes del mañana, no deseo que recuerdes el ayer. Todo lo que nos incumbe descansa entre estas sábanas arrugadas, entre tus pies fríos y mis manos calientes. Y, si me abrazas esta noche, todo lo demás no será más que aire.Duérmete en mí como si…

Rmeo y Juliet@

Existían en la ciudad de Verona dos familias enfrentadas desde hacía años por el control de la actividad nocturna de la zona. Los Montesco, propietarios de una de las discotecas más grandes y hermosas de Verona, mantenían una guerra silenciosa con los Capuleto desde que, estos últimos, hubiesen inaugurado su maravillosa discoteca, competencia directa de…

Navidad

La Navidad era ese instante que detenía su tiempo para dejarla flotando entre sus deberes y sus deseos.Se veía un poco más libre y, también, un poquito más presa.El tiempo se iba agotando lentamente en el reloj de arena que, volcado, yacía sobre la cama.Los latidos de su corazón se amortiguaban entre guirnaldas y besos.Las…

How can I move on when I’m still in love with you…

Hace algunos años me inventé la idea de una huida precipitada. En mi idea, yo cogía las maletas y me marchaba sin despedirme de nadie. Sin lágrimas ni abrazos en el aeropuerto. Sin billete de regreso ni fechas límite. Sin direcciones a las que escribir contando mis aventuras. Una despedidas de esas que son para…