De todo lo que no soy… de todo lo que no tengo

Yo no soy quién tu pensabas que era. No soy luchadora y tampoco valiente. No soy de las que se lanzan a la piscina de cabeza. Ni de las que tienen un sueño y lucha por conseguirlo. No soy de las que creen y tampoco de las que inspiran. No soy salvaje ni soy alocada. No soy de las que arriesgan y, por tanto, nunca soy de las que ganan. No me salen las cuentas por más que sume y reste, siempre falta o sobra algo. Yo no soy de cálculos exactos. No soy decidida y nunca me mantengo firme. A veces me rindo por menos de nada. Y me dejo convencer por cualquier gesto. No soy de las que tienen un carácter fuerte, ni de las que gritan o nunca lloran. No soy vengativa ni rencorosa. No soy cabezota, ni suelo buscar llevar razón. No soy de las que enamoran ni de las que cuesta olvidar. No soy lo mejor que podría pasarte, aunque tampoco lo peor. No soy llamativa ni ruidosa. No soy de las que regalan palabras ni de las que se las guardan. No soy dura, no soy invencible, no soy imprescindible… no soy perfecta.