Viena, Bratislava & Budapest: Preparativos e itinerario


Llevo queriendo conocer Viena desde que vi a Céline  y Jesse enamorarse en sus calles en Antes del amanecer. Esta película de 1995, además de ser una de mis preferidas, ha sido mi razón durante años para tener idealizada la ciudad de Viena.

La idea inicial era recorrer el famoso triángulo: Viena, Praga y Budapest, pero los vuelos no cuadraban y tratar de incluir Praga disparaba los precios hasta el absurdo, además logísticamente complicaba mucho el viaje porque nos faltaba tiempo por todas partes. Así que decidimos centrarnos en Viena y Budapest,  separadas por apenas 240 kilómetros.

Decidimos incluir Bratislava porque la oportunidad de conocer la capital eslovaca era demasiado tentadora y, en la práctica, apenas nos suponía un día de viaje. Aunque la idea inicial fue hacer noche allí, finalmente y tras consultar con mi amiga Andrea decidimos que lo mejor era coger un autobús por la tarde para dormir en Budapest.

Ahora, a falta de quince días y con la guía ya prácticamente terminada, sólo queda relajarse y esperar a que llegue el día de conocer, por fin, la ciudad de Viena.