¿Cuánto cuesta viajar a Tanzania?


Tanzania es un país, por lo general, económico. El problema es que viven del turismo y lo saben. Como en todos los lugares en los que sucede esto, cualquier atracción turísitica es cara. Por eso, lo mejor es moverse como los locales. Aún así te van a cobrar más que a un tanzano, a fin de cuentas eres mzungu, pero siempre menos que a un turista que va a los sitios donde se espera que vaya.

Una tercera parte del presupuesto se nos fue en vuelos. Tuvimos suerte y conseguimos buenos precios, tanto para el vuelo desde Madrid como para el vuelo nacional que hicimos allí. Esto se puede disparar mucho dependiendo de a qué aeropuerto se vuele y en qué fechas.

Casi la mitad se nos fue en el safari. Esto es, con mucha diferencia, lo más caro del viaje. Y eso que nosotros conseguimos un precio muy ajustado: 160$/persona y día. Lo sé de primera mano porque escribimos a más de 100 operadores y este fue el mejor presupuesto que nos enviaron. Lo bueno es que lo incluye todo: comida, alojamiento, desplazamientos, guía… El safari se puede disparar hasta límites insospechados. Nosotros optamos por la opción más económica: tienda de campaña y viaje en grupo. Luego vas subiendo: puedes decidir viajar como nosotros, pero sin compañía. Utilizar tiendas que ya están montadas y cuentan con comodidades como camas (nosotros llevábamos saco), alojarte en hoteles dentro de los parques… vamos, lo que quieras pagar y las comodidades que quieras tener. Nosotros preferimos más días a más lujos, y no nos arrepentimos absolutamente de nada. De hecho, repetiría igual mil veces. Conocimos a personas maravillosas durante el safari, nos reímos muchísimo y disfrutamos de una experiencia absolutamente única.

Todo lo demás, como podéis ver más abajo, fue muy barato. Para dormir en Zanzíbar hay dos opciones: al estilo mochilero o al estilo resort. Para mi los resorts son el infierno, así que lo descarté totalmente. Los sitios en los que estuvimos estuvieron bien, nada de lujos pero es que allí no hay lujos. Eso es algo que hay que entender: lo que te ofrece el resort es una mentira. Es un trozo de Europa construido en suelo africano. Es como meterte en una burbuja. Yo no me recorro 10.000 kilómetros para meterme en una burbuja, pero respeto a quien quiera hacerlo. 

El gran “dispendio” fueron los taxis de Zanzíbar. Reconozco que aquí fuimos perezosos, ya que la opción más económica eran los dala-dala. Pero no nos apetecía ir cargando con las mochilas por toda la isla y, entre nosotros, los dala-dala no son lo más cómodo del mundo. Aunque recomiendo a todo el mundo probarlos, aunque sea sólo una vez. Si no hubiéramos tenido que cargar con las mochilas, posiblemente hubiéramos optado por movernos en ellos.

Comer en Tanzania es MUY barato si estás dispuesto a comer como un local. Nosotros pagábamos entre 1 y 2 euros por plato, y eso que nos cobraban el peaje mzungu. Eso sí, os va a costar encontrar los sitios. Ellos siempre te van a enviar a los sitios turísticos y te van a decir que no hay nada más. Incluso en los sitios para locales seguramente te van a intentar cobrar una cantidad exagerada, en plan 5 – 10 euros, pensándose que como eres extranjero eres tonto. Es todo cuestión de dialogar con ellos y, si no salen de sus trece, buscarse otro sitio. Preparáos para comer arroz a toneladas.

Respecto a las excursiones. Bueno, tuvimos la suerte de contar con mi ahora gran amigo Marbella. En total nos dejamos 55 euros los dos entre hacer snorkel en Mnemba, visitar a las tortugas gigantes de Prison island y hacer un tour guiado por Stone Town. Mejor precio imposible. Y mejor persona que Marbella tampoco, lo recomiendo encarecidamente.