10 consejos si vas a visitar Cuba


 

  1. No tengas miedo de improvisar. Por lo general, en la isla es fácil regatear y encontrar alojamiento o transporte. Por flexibilidad y economía, recomendaría no reservar alojamiento desde España, sino ir haciéndolo sobre la marcha. Nosotros hemos viajado en temporada alta y había casas vacías y taxis disponibles en todas partes. Si repitiera el viaje, cogería alojamiento para el primer día e iría improvisando, siempre teniendo más o menos clara las cosas que quiero ver y sabiendo el precio estimado que tienen las cosas para no caer en engaños.
  2. Evita a los intermediarios. Cuando alguien te hace una gestión, posiblemente se llevará una comisión por ello. Esa comisión la pagas tú, por lo que lo mejor es evitar los intermediarios. Habla directamente con los dueños de las casas o los taxistas, negocia con ellos el precio. Las tarifas se pueden apretar bastante, aunque hay que tener en cuenta que tener un coche aquí es caro y la gasolina también. Para orientarte sobre el precio de los desplazamientos lo mejor es consultar las tarifas de Viazul, los precios suelen rondar por ahí, CUC arriba o abajo. Esto para taxis compartidos, ellos mismos se encargarán de buscaros compañeros de viaje para llenar el vehículo. Si no sabes dónde encontrarlos, vete a las paradas de Viazul.
  3. Desayuna en la calle. Digan lo que digan, comer en la calle es mucho más económico que hacerlo en las casas. Un desayuno a 5 CUC es muy caro, por abundante que sea. Los dueños de las casas te van a presionar, e incluso a mentir con los precios que hay en la calle, pero lo cierto es que un café no debería costar más de 2 CUP en una ventanita y un pan con jamón o tortilla entre 5 y 10 CUP. Si echas cuentas, verás que desayunar en las casas sale muy caro. En la calle lo normal es desayunar por unos 50 céntimos de euro. Te van a decir que es insalubre y mil cosas más, pero nosotros estuvimos 12 días comiendo en ventanitas y no tuvimos ni el más mínimo problema.
  4. Come como los cubanos. Lo mismo aplica a los paladares. Los restaurantes en moneda nacional son mucho mas económicos y, aunque más complicados de encontrar, existen. Tienen platos típicos de la cocina criolla como congrí o ropa vieja y una comida no debería salirte por más de 3 CUC por persona. Los paladares o las cenas en casas turísticas tienen un precio medio de 10 CUC por cabeza. Pregunta siempre el precio antes de consumir nada para evitar sorpresas.
  5. El agua embotellada es cara. Aproximadamente 1 CUC el litro, para que te sitúes. A más cantidad, más económico. Normalmente en las casas suelen venderlas por un poco más de lo que valen en los supermercados, pero por nuestra experiencia, en los supermercados no suele haber mucha mercancía así que lo mismo te cuesta encontrar agua. El mejor sitio para comprarla es en las gasolineras, o cualquier sitio donde pasen el código de barras, el precio está regulado por el Estado y ronda los 80 céntimos por litro y medio y 45 céntimos por medio litro. Los zumos rondan los 3 CUP por vaso, aunque en los sitios para turistas los tienen más caros. En ningún caso pagues más de 1 CUC. Los mojitos igual, 3 CUC empieza a ser ya un precio alto. El café lo puedes encontrar en ventanitas por 1 CUC sin dificultad.
  6. Relaciónate. Los cubanos son muy amigables y les encanta hablar. Siempre intentarán venderte algo, pero nunca llegan a ser molestos. Saben cuándo parar perfectamente. Así que relaciónate con ellos sin miedo, pero con cautela. Tienes que estar atento para que no te cuelen gato por liebre. Si necesitas algún servicio, pregunta por la calle. No vas a tardar en encontrarlo. Eso sí, no pagues nunca nada por adelantado y quédate siempre con su teléfono y su nombre. En las excursiones se paga al final del día y en los desplazamientos también.
  7. Conoce tus derechos. Si tienes cualquier problema, recurre a la policía. Funciona bastante bien y, sorprendentemente, no son corruptos en absoluto. La ley protege al turista, a fin de cuentas somos su principal motor económico, así que posiblemente la simple amenaza de acudir a la policia relajará mucho el ambiente. Cuba es un país muy seguro para los extranjeros, posiblemente más que para los locales, por desgracia.
  8. No te dejes embaucar. Te digan lo que te digan, cualquiera que trabaje en el sector turístico en Cuba es un privilegiado y, posiblemente, gane más dinero que tú y que yo. La gente que de verdad lo pasa mal no tiene acceso a los turistas y, por tanto, no tiene acceso a los pesos convertibles. Si quieres llevar ayuda, adelante, pero dásela a quien de verdad lo necesita. En Cuba se las saben todas y si no te andas con ojo, posiblemente lo que tú has llevado para ayudar a los más desfavorecidos, acabe siendo revendido por algún aprovechado. Te pararán en la calle para pedirte ropa o cualquier cosa, si quieres darles algo, hazlo, pero seguramente esa persona no lo necesite como quiere hacerte creer. A nosotros nos llegaron a pedir personas que estaban mirando Internet en su smartphone.
  9. Compra en tiendas oficiales. Los precios están regulados por el Estado y son siempre los mismos. En la calle te intentarán vender productos como tabaco o ron asegurándote que en la tienda es más caro. No es cierto y, si realmente es más barato, posiblemente sea una falsificación. No cargues con botellas de ron innecesariamente, en el aeropuerto las venden al mismo precio y tienen de todo. Además, así podrás gastar tus últimas monedas.
  10. Utiliza moneda nacional. Te van a decir que no sirve para nada y que sólo saques CUC, pero no es cierto. La Moneda Nacional, o CUP, te resultará muy útil sobre todo a la hora de comer. También te servirá para transportes locales como autobuses urbanos o almendrones. Además, en cualquier sitio te van a aceptar moneda nacional para pagar precios que estén en CUP, incluso pagos mixtos en ambas monedas. En ningún caso te vas a tener que quedar con ella porque, en el peor de los casos, en cualquier CADECA te la cambiarán a CUC. El único lugar donde no la aceptan es en el aeropuerto.